domingo, 14 de diciembre de 2014

Energía Cósmica...



Ayer, cuando regresaba de trabajar, detuve el auto en un lugar solitario 
donde solo se oía el canto de los grillos y no había contaminación lumínica.

Sobrecogida por la fuerza estelar en una noche anónima...
Podía sentir como bullía la vida allá arriba.
Existe tanta actividad en los cielos que aún me asombro como es posible que los seres humanos vivan de espaldas a tanta Magia.

Desde este destierro miro a casa, y me siento más cerca. 
Somos unos valientes, ¿qué diablos nos hizo venir aquí
 sino es para dar y recibir Amor?

Sonrío, respiro hondo y regreso a mi casa temporal y perecedera, 
mientras anhelo la eterna.

* * * 

(Maiga)