domingo, 14 de diciembre de 2014

La Mujer Salvaje...



La Mujer Salvaje...

Ella guardaba un terrible secreto en su corazón:
Tenía un tigre encerrado en su interior. 
Hacía años que lo oía bramar de forma amenazante 
contra los barrotes de su propia prisión.
Estaba custodiado a buen recaudo, tras una fortaleza inexpugnable
pues sabía cuan destructiva podía  llegar a ser esa fuerza descomunal 
si la dejaba actuar sin más.

Más adelante, tarde o temprano llegaría el día de su liberación,
pero para entonces, 
dicha fuerza trabajaría en favor de una buena causa,
sería canalizada hacia el bien común.
Ese día,
ella bajará personalmente hacia las mazmorras, 
mirará al tigre frente a frente,
abrirá despacio su jaula
y no será herida de muerte.
Porque se habrá fundido con él 
en un solo ser.

Para entonces, 
nada ni nadie la detendrá.

* * * 
(Maiga) ® Derechos reservados.


Recuerdo que la Psicoanalista Clarissa Pinkola Estés (discípula de Jung), escribió algo parecido a este respecto:

"Una Mujer Sana, se parece mucho a una loba: Robusta, colmada, tan poderosa como la fuerza vital dadora de vida... Consciente de su propio territorio, ingeniosa, leal, y en constante movimiento.

En cambio, la separación de la Naturaleza Salvaje, provoca que la personalidad de una mujer adelgace, se debilite y adquiera un carácter espectral y fantasmagórico.

No estamos hechas para ser criaturas enclenques de cabello frágil,
incapaces de pegar un salto, perseguir, 
dar a luz, y crear vida.
Cuando las vidas de las mujeres se quedan estancadas
o se llenan de aburrimiento, es hora de que emerja la mujer salvaje,
es hora de que la función creadora de la Psique inunde el delta."


* * * 
Libro: "Mujeres que corren junto a los lobos"de Clarissa Pinkola Estés.