viernes, 8 de mayo de 2015

Cruce de Peatones...



Ayer, estaba parada en un semáforo en rojo, y mientras aguardaba en mi coche, fui testigo de las siguientes escenas...

Primera Escena:



Cruza un hermano mayor con otro hermano suyo que es Síndrome de Down. El hermano más mayor apoya un brazo en el hombro de su hermano, como símbolo de complicidad y acompañamiento. En ese simple gesto mudo, se resume toda una vida de Cariño entrañable hacia ese ser tan especial. Se veía Amor, Compenetración y Protección.

Segunda Escena:



Cruza una mujer empujando una silla de Ruedas, en ella va su madre anciana de pelo blanco. La Hija, está en Paz, asume que es un tiempo de cuidar a alguien que ya no se vale por si mismo, y lo hace con Amor y Paciencia, sacrificando su propio egoísmo para compartir una mañana de Sol con su madre. Una forma de devolver tantas noches en vela que su madre pasó para cuidar de ella cuando era una Bebe Vulnerable.

Se pone el Semáforo en Verde y Maiga Sonríe...

Porque bajo esos cuerpos anónimos, aún hay almas de calidad que no anteponen sus propios caprichos egoístas cuando alguien vulnerable a su lado les necesita.
Aún hay Esperanza para el ser humano, aún se realizan acciones nobles y fluyen sentimientos puros. 
Aún podemos salvar este mundo: Con lo mejor del ser humano, El  Amor Incondicional.


* * * 
(Maiga)