jueves, 22 de junio de 2017


Este Solsticio de verano, me ha inspirado. He vuelto a escribir:

LA MUJER QUE SE TRANSFORMÓ EN ÁGUILA

"Un día cuando desperté, me sucedió algo insólito:  
Encontré las cáscaras de mi viejo yo, sobre la cama. Me levanté, me asomé al espejo y descubrí un nuevo yo más joven, más libre, más renacido. Me sentí poderosa, libre de todo miedo y apego. 
Por encima de mis hombros asomaba algo... Me giré, y vi lo siguiente: De mis dos escápulas salían unas alas grandes y fuertes. Listas para ser usadas.

Me dirigí al pasillo y cual no sería mi sorpresa, que mis pies apenas rozaban el suelo, casi flotaba como Jesucristo cuando andaba sobre las aguas. Estaba deseando salir a la calle para usarlas.

"Cuando estas listo para volar... Entonces te salen las alas".


Siempre he creído que habría que aprender a volar, que sería complicado, que habría obstáculos... Pero ahora descubro que cuando suelto todos mis miedos, lazos emocionales ya apegos; puedo volar tan alto como quiera y sin paracaídas. Con la completa certeza de terminar la tarea y alcanzar cualquier objetivo que me proponga.
Hoy me he sentido poderosa, completamente libre, intocable, sin preocupaciones.
Liberada de todo compromiso.

"Cuando estas listo para volar... Entonces te salen las alas".

* * * 
(Por Maiga 21-06-17) ©