viernes, 10 de junio de 2016




Blanca, la Hija del Mar...


A escondidas el Mar y la Tierra
se dicen cosas inauditas,
percibidas solo a oídos de ella.
¿Quién será ella?... ¿Será hija de la sal?
Camina sin ser vista, sigilosa junto al mar,
es la única criatura que se atreve a escuchar,
en su diálogo interno se comunica con el mar.
No quiere molestar permanece estática, 
en su reverencia sagrada a la inmensidad.

Del altar de las olas, hace ella sus vestidos
y sus anhelos vuelan en el vehículo de un suspiro,
mientras con orgullo la miran sus padres,
despidiendo con magia esta tarde.



® Poesía de Maiga Gómez