domingo, 2 de noviembre de 2014

TURISMO: El Regreso del Viajero...




RECUPEREMOS LA CALIDAD TURÍSTICA:

Esta Semana Santa 2014, vinieron unos amigos de fuera a visitar mi provincia e hice de anfitriona y guía turística para ellos, con intención de que se llevaran un buen recuerdo y experiencia del lugar.
Pero al visitar las ruinas de un poblado Ibérico en lo alto de un monte, y tras subir muchas escaleras, el estado de conservación del "supuesto poblado"  era tan malo que apenas se divisaban cuatro piedras. La verdad es que sentí vergüenza ajena, ya no solo por mis amigos sino por todos los extranjeros que junto a nosotros estaban visitando el lugar.
Yo me pregunto, ¿porqué crearle expectativas al turista que luego no se cumplen? ¿Hasta qué punto ¿todo es turístico y visitable?

A lo largo y ancho de la geografía española tenemos múltiples rutas turísticas y hay en ellas puntos señalados de interés turístico que cuando el turista va a verlos se siente estafado en sus expectativas. Los carteles, posters anunciativos y folletos revelan un atractivo que pocas veces coincide con la realidad.

Es necesario revisar cada ruta, y volver a evaluar cada atractivo y si algún conjunto arqueológico no cumple unas condiciones mínimas... Habría que pensar en dejarlo solo para los científicos o arqueólogos para que sigan investigando en ellos o extrayendo nuevos datos, y convertir esos puntos turísticos fallidos en campos de trabajo, investigación y prácticas. Creo sinceramente que se les debería dar un uso mejor que el turístico, por una cuestión de ética y calidad turística.

DESPERTEMOS AL VIAJERO QUE HAY EN NOSOTROS:

Hay un anuncio promocional turístico de Perú que me encanta, y cuyo link os comparto a continuación:


En él se dice un frase que me hizo reflexionar: "Recuerda que hubo  tiempo en que éramos viajeros no turistas".
Y es cierto, los primeros turistas fueron ante todo viajeros, exploradores, aventureros y descubridores. La palabra turista apareció después cuando el fenómeno turístico se convirtió en algo masivo.
Pues bien, hay buenas noticias: Regresa el viajero, aquella persona independiente que no busca rutas ya trazadas ni caminos trillados, y prueba de ello es que los viajes cada vez son más personalizados, cada vez son más libres a la hora de confeccionarlo, al gusto completamente del consumidor.

Diferencias entre el turista y el Viajero:


         Turista                                                                                Viajero                                                  
Sigue caminos ya trillados
Busca y crea caminos nuevos
Continua
Descubre
Se conforma con lo que le ofrecen
Crea circunstancias nuevas
Cumple un plan organizado
Es protagonista de su propia aventura
Consulta Rutas
Diseña su propio viaje

Atrevámonos a expresar el Viajero que llevamos dentro...

* * * 

(Maiga) ® Derechos reservados